¿Está el consumidor en una posición vulnerable?